Revista corporativa | Memoria corporativa | Dossier de empresa | Dossier de prensa

¿Puedo franquiciar mi empresa?

¿Qué empresario no se ha planteado alguna vez un mayor dimensionamiento de su empresa y el desarrollo de su actividad más allá del mercado en el que opera? Si eres uno de ellos a continuación te dejamos una serie de recomendaciones que te ayudarán en tu decisión.

  1. Familiarízate con las peculiaridades de los acuerdos de franquicia.

    La configuración de una red de distribución en franquicia exigirá un conocimiento previo de las características y peculiaridades de este tipo de relaciones de asociación comercial y de las obligaciones que representará para la futura central franquiciadora.

  2. Acude a un seminario y conoce las particularidades del proceso.

    Son numerosos los seminarios y jornadas técnicas que se organizan en relación a la franquicia. Acude a uno que vaya especialmente dirigido a futuros franquiciadores y descubre las claves del desarrollo de un proyecto de estas características. En mundofranquicia organizamos multitud de seminarios y eventos de franquicias donde podrás informarte acerca de las peculiaridades del proceso.

  3. Analiza si tu empresa puede desarrollar una distribución franquiciada.

    Sobre todo si tu empresa dispone ya de sistemas tradicionales de distribución, especialmente importante será analizar la posibilidad de crear un canal complementario de ventas en franquicia.

    En este sentido, será preciso contemplar la progresiva transformación a franquicia de los actuales canales de distribución de la empresa o, en su caso, la coexistencia de ambos planteamientos de distribución / servicio.

  4. Estudia las franquicias ya operativas en tu sector.

    Merecerá la pena analizar los precedentes existentes en el mercado. Conocer otras franquicias que ya operen en tu segmento de actividad, cómo desarrollaron sus estrategias de franquicia y en qué consisten, los obstáculos que encontraron y los resultados alcanzados, te servirá para adoptar una decisión.

  5. Analiza tu experiencia empresarial y si dispones de un Know How.

    Será este un requisito imprescindible para poder franquiciar, en tanto tendremos que transmitir a nuestros futuros franquiciados una experiencia de gestión sustancial para la explotación competitiva de sus respectivos negocios.

    Debe incluir una información importante para la venta de productos o la prestación de servicios a los usuarios finales, y en particular, para la presentación de los productos para su venta, la transformación de los productos en combinación con la prestación de servicios, las relaciones con la clientela y la gestión administrativa y financiera. El saber hacer debe resultar útil para el franquiciado pudiendo mejorar la posición competitiva del mismo, sus resultados o ayudándole a introducirse en un nuevo mercado.

  6. Comprueba la disposición de elementos diferenciales respecto a tus competidores.

    Esta original forma de hacer las cosas, puede verse manifestada en numerosas facetas del modelo de negocio (la selección del surtido, la relación de servicios, sus políticas de comercialización y presentación al cliente objetivo, procedimientos operativos, sistemas de atención al cliente, elementos y soportes corporativos de venta, etc.).

    Será la conjunción de todas ellas su principal elemento diferenciador frente a otras alternativas del mercado.

  7. Entrevístate con un consultor profesional y expón tus objetivos.

    Contar con la opinión objetiva de un profesional especializado en franquicia te ayudará a valorar tus posibilidades y a adoptar una decisión definitiva. Expón a un consultor las principales características y situación de tu empresa y del mercado en el que opera y analiza con él las principales conclusiones de tu análisis de franquiciabilidad.

    También podrá informarte de los pasos a seguir en el desarrollo de tu proyecto. En mundoFranquicia contamos con servicios específicos para ayudarte en cada paso del proyecto.

  8. Contrata los servicios de un consulting especializado para la realización de un análisis de viabilidad.

    La realización de un proyecto de franquiciamiento de tu empresa no es algo que deba tomarse a la ligera, por lo que antes de iniciar cualquier proceso de concesión de franquicias tendrás que contar con suficientes elementos de juicio.

    Un despacho especializado podrá realizarte un estudio de viabilidad en el que te indicará si franquiciar es posible y la mejor forma de hacerlo.

  9. Desarrolla un proyecto estratégico de franquicia.

    El proyecto de franquicia es un proceso a medio o largo plazo que transcurrirá por una serie de fases muy concretas hasta el total dimensionamiento de la cadena.

    Una vez te hayas informado y hayas tomado la decisión de franquiciar tu negocio tendrás que tener en cuenta que no va a ser un proceso sencillo, pero con la ayuda de consultores especializado será más sencillo.

A continuación describirnos ocho puntos clave que tendrás que tener en cuenta en cada etapa del proceso de franquiciar:

  1. Tu franquicia debe ser exitosa, igual que tu negocio actual

    “Exitoso” significa que los productos o servicios que comercializa tu negocio tengan buena acogida en el mercado. Adicionalmente, que tu marca sea percibida por el público de manera positiva y lo más importante, que los números al final de tu periodo contable sean positivos. Al igual que tu negocio propio lo ha conseguido, las franquicias también lo tendrán que conseguir.

  2. Manualiza

    Cada proceso debe estar en los manuales operativos de tu enseña. No estoy hablando de un proceso de certificación específico ISO, hablo de un proceso de creación de manuales sencillos y precisos que cualquier franquiciado pueda seguir y gestionar un modelo de negocio igual que el tuyo.

  3. Adapta tu modelo de negocio a la franquicia

    Contar con productos o servicios buenos y unos manuales operativos no significa crear una franquicia. Debes también saber cómo obtendrás ganancias del modelo franquiciable de tu negocio. Piensa en los royalties que cobrarás a tus franquiciados por el uso de tu marca, piensa si tus franquiciados te comprarán la materia prima a ti o a un tercero que recomiendes, y finalmente piensa si tu modelo necesitará master franquiciados, franquiciados individuales, etc.

  4. Haz un análisis financiero de tu negocio

    Tu negocio actual puede funcionar muy bien; sin embargo, una red de distribución de productos o servicios tipo franquicia merece recalcar muchas otras variables que pueden afectar el futuro negocio que piensas crear. Esas variables deben ser tomadas en la cuenta de “pérdidas y ganancias” donde refleja un análisis detallado de la rentabilidad de tu modelo de negocio.

  5. Establece el precio de la franquicia

    El precio de una franquicia se divide en dos: derecho de entrada e inversión. El primero es un monto de dinero que se le entrega al franquiciador para obtener el permiso a uso de la marca, el “know how” (saber hacer) y la formación y asesoramiento inicial de la franquicia. El segundo comprende todas las inversiones necesarias para formalizar y establecer el negocio del nuevo franquiciado. El canon de entrada no es de fácil definición, pero en la mayoría de los casos no excede el 40% del monto del precio por instalación.

  6. Registra tu marca

    Muy importante, debes ir al registro de marcas competente y registrar tu marca en carácter figurativo y denominativo, antes de salir al mercado. Este registro debe ser en tu clasificación específica de tu modelo de negocio así como en la clase 35 que comprende principalmente los servicios prestados por personas u organizaciones cuyo objetivo primordial es prestar asistencia.

  7. Redacta un buen contrato de franquicia

    Parte crítica para salir a franquiciar tu negocio. La redacción del mismo debe ser detallada y si es posible busca un especialista en franquicias para que redacte el contrato.

  8. Emplea Internet y las redes sociales

    Asegúrate que el nombre de tu dominio en Internet exista y que sea igual al de tu marca denominativa. Crea el nombre de tu usuario en las redes sociales que quieras destinar a la captación de franquiciados con el mismo nombre de tu marca y empieza a gestionar las redes sociales preferiblemente con un community manager que tenga en mente el objetivo de la apertura de franquicias.

Viabilidad
La viabilidad del negocio objeto de la franquicia es en sí un requisito ineludible de partida. Sin un modelo experimentado, por suficiente tiempo y unidades de negocio, no muestra adecuadas condiciones de rentabilidad, la franquicia no será posible. Si así fuera, y podemos conceder al franquiciado un negocio viable en su explotación, lo que necesitaremos será definir unas condiciones asociativas y de expansión que también otorguen viabilidad a la expansión de la empresa franquiciadora. Es lo que denominamos definición estratégica de franquicia.
Contrato de franquicia
Es la base jurídica del acuerdo empresarial en la que se determinan los términos en los que los empresarios, franquiciador y franquiciado, deciden asociarse para el desarrollo de la actividad franquiciada en una determinada zona, bajo las condiciones establecidas de acuerdo a experiencias previas y de acuerdo a un sistema de prestaciones asistenciales continuas que tendrán una contrapartida económica por parte del franquiciado. Debe ser equilibrado y evitar clausulas expresamente prohibidas por la normativa nacional y comunitaria que regula las franquicias.
Plan de expansión
Marca los objetivos de aperturas de nuevas franquicias, las acciones de captación de candidaturas en los emplazamientos objetivo y el perfil ideal que se desea en el empresario franquiciado en el que basar los procesos de selección y concesión de franquicias. Resultará una pieza esencial de todo proyecto de franquicia y debe quedar vinculado a los presupuestos de la franquicia con una asignación clara de partidas.

Expande tu negocio creando tu propia franquicia

Facilítanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo para resolver tus dudas

He leído y acepto las condiciones legales.